Los problemas con el rosado

El elaborar un vino delicioso es solo el primer paso hasta que está listo para ponerlo en la mesa y disfrutarlo, y cuando se trabaja con un presupuesto tan justo y en un negocio relativamente nuevo todo son problemas. Por fin solicitamos nuestra nueva marca para el rosado. A ver si llega a tiempo para poder etiquetarlo con ella.

Intentando elegir algo acorde a este vino tan mimado, elaboramos el siguiente montaje

propuesta_EC2

Nos enamoramos inmediatamente de él, a pesar del precio tan alto de la botella pero… por supuesto hay problemas. Para empezar, la cápsula es más larga de lo normal, y tenemos que encargar una especial. A continuación está el problema de que la botella es más ancha de lo normal, y tenemos que encargar unas piezas (estrellas) para la embotelladora. Y para acabar, la etiquetadora tampoco puede poner bien la etiqueta en una botella tan ancha. Y ahí estamos, a ver si somos capaces de resolverlo.

Un pensamiento en “Los problemas con el rosado”

  1. Enhorabuena por este gran vino. Si tuviese que describirlo con un sólo adjetivo, diría que es exótico, aunque se me ocurren muchos otros…elegante, untuoso, redondo, envolvente, original, sorprendente…y sobre todo, muy aromático. No se parece a ninguno de los que he catado antes. Se nota que ha nacido después de mucho mimo y dedicación, cuidando hasta el último detalle. Seguro que os recompensará con muchas satisfacciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *