La consistencia de los premios en los concursos

En el mundo del vino existen multitud de concursos donde las bodegas acuden pagando cantidades bastante importantes, que pueden llegar hasta los 500 € por vino en alguno de los concursos más prestigiosos. Sin embargo, no todos los concursos son iguales. Realmente solo hay un puñado de ellos que sean realmente reconocidos: Decanter, el Concurso Mundial de Bruselas, el International Wine Challenge, IWSC, International Wine Contest, Bacchus, Mundus Vini, Vinalies, Vinitaly, San Francisco y New York International Wine Competition son los principales de esta pequeña lista y, como comentamos, un oro en uno de estos concursos suele favorecer las ventas y el precio al que se producen.
Pero ocurre que con frecuencia un vino que ha obtenido un oro en un concurso no obtiene ningún premio en otro, lo que nos lleva a pensar cuál puede ser realmente la validez de estos premios. A esa pregunta trató de responder Robert T. Hodgson en un artículo publicado en el Journal of Wine Economics en 2008. Tras dar a catar varias veces el mismo vino a ciegas a los jueces de un conocido concurso regional en California (Sacramento), encontró que las cualidades intrínsecas del vino eran de lejos el factor más importante, pero que en un 50% de los casos la variabilidad en las puntuaciones se podía explicar además por otros factores como el propio juez o la discusión que suele darse entre estos.
Es decir, que los concursos tienen utilidad pero no siempre son infalibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *