Casa La Loma 2013 destacado en la guía de monovarietales de España

1939426_742320899192582_6590778868554840032_n10363848_742320889192583_1448692793247070781_n

Este otoño nuestra bodega ha tenido el honor de ser galardonada de nuevo por nuestro vino Casa La Loma 2013, que ha sido calificado en la guía de monovarietales de España, Sin Mala Uva, con 92 puntos G. El pasado 18 de noviembre hemos recibido dicho galardón de manos de D. Ernesto Gallud, autor de la guía,  en el transcurso de la presentación de su libro.

Casa La Loma es un tinto joven de 2013, monovarietal, elaborado con uva de la variedad syrah por el método de maceración carbónica. En su corta vida, Casa La Loma 2013  ha sido galardonado en diversos concursos y eventos, en un año pleno de alegrías para nuestra bodega. Con este nuevo reconocimiento, completamos un 2014 muy fructífero. Agradecemos a todas las personas que nos han dado su voto y con él muchas ganas de seguir trabajando para conseguir los mejores vinos que nuestras uvas sean capaces de dar.

Muy pronto estará embotellado el hermano de este delicioso Casa La Loma 2013, que vive sus últimos meses, nuestro Casa La Loma 2014, del que esperamos, al menos, tantas alegrías como hemos tenido con el de 2013.

Tendremos a lo largo de diciembre y primeros meses de 2015 otras novedades que esperamos sean tan fructíferas como Casa La Loma. Nos esperan un rosado de lágrima, un tempranillo crianza y un chardonnay sobre lías. Seguiremos informando.

Los problemas con el rosado

El elaborar un vino delicioso es solo el primer paso hasta que está listo para ponerlo en la mesa y disfrutarlo, y cuando se trabaja con un presupuesto tan justo y en un negocio relativamente nuevo todo son problemas. Por fin solicitamos nuestra nueva marca para el rosado. A ver si llega a tiempo para poder etiquetarlo con ella.

Intentando elegir algo acorde a este vino tan mimado, elaboramos el siguiente montaje

propuesta_EC2

Nos enamoramos inmediatamente de él, a pesar del precio tan alto de la botella pero… por supuesto hay problemas. Para empezar, la cápsula es más larga de lo normal, y tenemos que encargar una especial. A continuación está el problema de que la botella es más ancha de lo normal, y tenemos que encargar unas piezas (estrellas) para la embotelladora. Y para acabar, la etiquetadora tampoco puede poner bien la etiqueta en una botella tan ancha. Y ahí estamos, a ver si somos capaces de resolverlo.